Para evitar nuevos brotes de COVID-19 propiciados por visitantes que llegan de estados en fase roja del centro del país, trabajadores de la dirección de Salud Municipal realizan una cruzada de supervisión en establecimientos comerciales y de servicios de la zona tradicional de Acapulco, así como acciones de concientización a turistas y residentes sobre las medidas sanitarias.

La directora general de Salud, Roxana Tapia Carbajal, informó que los operativos que en esta ocasión se llevaron a cabo en Caleta y Caletilla, donde llegan miles de turistas cada fin de semana y temporada vacacional.

“Tenemos que estar insistiendo todos los días, también a los grupos de turistas que están llegando en autobuses o en camionetas de pasajeros tipo urvan… nos estamos acercando a ellos, les entregamos un poco de gel, cubrebocas —a quien no lo tiene— y estamos trabajando de manera intensa”, comentó la funcionaria.

Explicó que hay otra brigada integrada por personal de la dirección de Regulación Sanitaria, quienes trabajan en la entrada de Acapulco, en la caseta de La Venta de la Autopista del Sol, donde entregan trípticos sobre las medidas que se deben acatar en Acapulco, acciones que culminarán el 10 de enero.

Reiteró que los módulos que se instalaron en el Asta Bandera de Papagayo y en la plazoleta de Caleta, permanecerán laborando de manera permanente durante la temporada vacacional con el fin de atender emergencias y orientar a residentes y visitantes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *