Se imagina usted que va manejando tranquilamente por las calles y avenidas del puerto de Acapulco cuando de repente su auto cae en un registro, porque 5 minutos antes, los amantes de lo ajeno hurtaron la rejilla que ahí estaba colocada. Y que de paso, se dañe la llanta y suspensión de su vehículo.

Tenga usted mucho cuidado, porque de acuerdo al director de conservación y mantenimiento del municipio de Acapulco, cada día se roban en promedio de 15 a 20 rejillas y alcantarillas del asfalto vehicular, para ser vendidas a costos muy bajos.

Juan Mondragón, quién es titular de la dependencia informó que dichas acciones perjudican severamente a la sociedad acapulqueña, quién es la más afectada mientras que a la dependencia, genera gastos extras.

Expuso que es la ciudadanía misma la que reporta dichos robos, por lo que la dependencia atiende con prontitud dichos asuntos, a fin de prevenir accidentes.

Comentó que la producción de una rejilla va desde los 15 a los 20 mil pesos, recurso que bien podría ser aprovechado en otros temas que también tienen que ver en cuanto a conservación y mantenimiento.