Tiene apenas cinco años, caminaba solo por una de las calles de una  las colonias más peligrosas de la periferia de Acapulco, la colonia La Liberadores, esa zona que está en la parte baja del sector de la colonia Zapata.

Cristian vestido con una playera negra, unos pantalones deportivos y unas sandalias, andaba sin comer ni tomar agua, desorientado hasta que los vecinos se percataron de la situación y reportaron al número de emergencias, donde minutos después llegaron policías del estado a bordo de una patrulla.

Los uniformados procedieron a proteger al menor de cinco años de edad, hasta que llegó un representante social del DIF municipal.

Al tener el primer contacto con los policías, el niño solo dijo llamarse Cristian, de cuyos padres o tutores se desconoce.

Al llegar a la citada colonia el personal de la Procuraduría de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes del DIF Municipal, trasladaron al pequeño a sus instalaciones, para ser albergado y protegido, mientras el ministerio público realiza las actuaciones para localizar a sus familiares.