Dos fiestas clandestinas fueron desactivadas este fin de semana en Acapulco por autoridades y corporaciones de seguridad municipales y federales durante el operativo anti COVID-19.

La primera la madrugada del sábado en el fraccionamiento Costa Azul, donde más de 300 jóvenes realizaban una fiesta en una casa particular con música a alto volumen.

Los hechos ocurrieron aproximadamente a la 1 de la mañana, dispersando a la totalidad de los jóvenes, quienes convivían si sana distancia ni uso de cubrebocas.

Este domingo por la madrugada también fue desactivada una fiesta en el salón Las Palmas en Pie de la Cuesta donde fueron dispersadas más de 200 personas.

A la par fueron clausurados dos bares: Camarón Perdido, también en Pie de la Cuesta y Bar la Terraza en la Colonia Santa Cruz.

En estos operativos participan dependencias como Protección Civil, Reglamentos y Espectáculos, Vía Pública, CAPTA, Policía Turística, Vial y Preventiva, así como Guardia Nacional y soldados de la Secretaría de la Defensa Nacional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *