Este lunes 4 de enero, Acapulco despertó con semáforo naranja, donde hoteles, restaurantes y plazas comerciales limitarán su aforo de un 70 al 50 por ciento.

Ante este cambio, el presidente de la Asociación de Hoteles y Empresas Turísticas de Acapulco, Alejandro Domínguez Aveleyra y el presidente de CANACO – SERVYTUR, Raúl Iracheta comentaron que el cambio en el semáforo epidémico en Acapulco fue una buena decisión del gobernador Hector Astudillo Flores.

Pues se reactivó la economía y se ayudó de manera directa a los trabajadores que dependen del turismo. Aunque recalcaron que con este cambio, las medidas sanitarias se deberán redoblar para evitar un alza en los contagios de COVID-19.

Hasta el día de hoy, Acapulco mantiene una ocupación hotelera general del 38.3 por ciento, en la zona diamante se alcanza un 44.5 puntos porcentuales, la dorada 38.6 por ciento y la zona tradicional alcanza 14.7 por ciento.

Por último, el semáforo diferenciado se mantuvo por la temporada vacacional decembrina en Acapulco, Ixtapa, zihuatanejo y Chilpancingo donde estos municipios regresan a semáforo naranja, como todo el estado de guerrero, dando así por terminado con el semáforo diferenciado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *