“Lo que si bien es cierto que hay un derechos a la educación, también hay un derecho  a la salud: ¿Cuál es la más importante?, los dos son importantes, pero el más importante es el derecho a la salud”, así lo dijo el gobernador al cuestionarse a sí mismo sobre el regreso a clases presenciales en el estado de Guerrero, para el próximo 30 de agosto.

Si habrá regreso a clases presenciales en el estado de Guerrero, pero en municipios con menos riesgos de contagios, y en los municipios con mayores índices de casos, sólo será en las zonas rurales pero con la voluntad de profesores y padres de familia.

“Lo fuerte para el regreso a clases está en la educación inicial, preescolar, primaria y secundaria, aquí está el 88 por ciento de las casi 12 mil escuelas, y el 70 por ciento de este 88 por ciento, está en el área rural”, comentó el gobernador.

Se podrían abrir 877 escuelas en clases presenciales, en 17 municipios donde hay menos contagios, pero no se ha determinado cuales serán estos municipios de manera oficial.

También lo calificó como un problema el posible regreso a clases presenciales, pues “el regreso a clases, diríamos es todo un problema, que regresen a clases, que los niños regresen, que los maestros asistan. Que todo funcione hasta la vialidad”.

De acuerdo a los datos de la SEG, ya se aplicaron la vacuna 80 mil trabajadores de educación.