Eduardo Salgado Sánchez
Boleros de la plaza Álvarez del Zócalo de Acapulco optaron por abandonar sus sillas y material de trabajo por el temor de adquirir la enfermedad.
De acuerdo a Evaristo García Mayo quien es representante de dicha agrupación, los boleadores decidieron ya no ir a trabajar ante el temor de contraer la enfermedad por el numero de personas que día a día, acuden a ese punto a realizarse la prueba de la enfermedad.

Visiblemente preocupado insistió en que los ingresos de los lustradores del calzado disminuyeron a en un noventa por ciento y que a luchas sale para la comida y los pasajes.
También lamentaron que desde el inicio de la pandemia, ningún orden gubernamental los haya apoyado económicamente o mínimo, una despensa.