Marcharon en rechazo a que las pensiones se paguen conforme a la Unidad de Medida y Actualización (UMA) y no con base al salario mínimo, ya que afectaría su economía a los jubilados y pensionados del magisterio.

El contingente marchó desde el Asta Bandera hacia el Centro de Congresos Copacabana, en las oficinas del ISSSTE, donde fijaron una postura y peticiones al gobierno federal, sobre el rechazo a esta medida evaluatoria en sus pagos a futuro.