Eduardo Salgado Sánchez.

El fenómeno Mar de Fondo que se registra en las costas de Guerrero, ya causó diversas afectaciones al sector turístico.

Tal es el caso de los restauranteros de playa Revolcadero de la zona Diamante del puerto de Acapulco quienes este lunes, encontraron sus enramadas arrastradas por la fuerza de las olas, al igual que sillas y mesas.

Entrevistada por Al Momento, la restaurantera Ofelia Niño, detalló que son alrededor de 50 los locatarios que resultaron afectados y que hay incertidumbre de si el alto oleaje permanecerá, lo que les impediría realizar comercio.

Al tiempo que los restauranteros, aseguraron que no hubo aviso de las autoridades competentes del alto oleaje, situación que los tomó desprevenidos.
En ese sentido, piden el apoyo de los gobiernos.