Por Michel Vargas

La tradicional venta de juguetes de día de reyes en las calles del centro de Acapulco se vio mermada a consecuencia de la pandemia por COVID-19.

En años anteriores se podían observar, calles cerradas, vendedores, música y hasta alimentos. Pero este año, las cosas fueron muy distintas.

En entrevista con el director de Vía Pública, Iván Hernández Caballero, señaló que en años anteriores se instalaron 148 vendedores pero este año, solo se les otorgó permiso a 81 y se redujo la duración del tianguis de día de Reyes.

“El año pasado, se tuvieron 148 puestos. Pero este año por el asunto de la contingencia solo se permitieron 81, para así evitar aglomeraciones y se realizaron operativos de inspección”, dijo Iván Hernández

Los vendedores se instalaron desde las 9 de la mañana del día 5 de enero y levantaron sus puntos de venta a las 6 de la mañana de este 6 de enero, Hernández Caballero recordó que el puerto de Acapulco se encuentra en semáforo naranja desde el día lunes y debido a ese cambio en el semáforo epidémico se redujeron los tiempos de venta.

Por último, algunos vendedores en el área de Tepito continuaron vendiendo de manera normal, pues al ser cuestionados sobre los tiempos de este tianguis, solo dijeron que ellos están en su local.