La nueva ola de contagios en el puerto de Acapulco, provoca una nueva demanda de “tumbas-Covid”, por lo que se tienen que habilitar nuevos espacios para los muertos, que perdieron la vida contra la enfermedad.

Ante el incremento de contagios y decesos por COVID-19, la Dirección de Panteones y Velatorios, realiza los trámites para habilitar otros 200 espacios gratuitos para la inhumación de personas fallecidas víctimas de la pandemia y cuyos familiares son de escasos recursos.

De acuerdo a lo informado por el director de la dependencia municipal Gerardo Sánchez Meza, señaló que, según los registros, de febrero a la primera semana de julio hubo un promedio de 60 personas fallecidas; mientras que del 9 al 16 de julio se solicitaron 96 permisos de inhumación en panteones municipales, de los cuales 23 fueron por Coronavirus. Sin embargo, del 16 al 22 de julio las solicitudes aumentaron a 120, de las que 54 fueron a consecuencia del COVID-19.

En el panteón El Palmar hay suficiente capacidad para realizar sepulturas, pero ya se están haciendo las solicitudes para preparar otro espacio; la primera etapa, que fue hace un año, cuando se habilitaron 300 fosas, que ya quedaron cubiertas. La segunda fue en enero, donde se excavaron 250 fosas más, pero también fueron ocupadas.

“Ya se hizo la solicitud para habilitar un espacio en el panteón de El Palmar, con un aproximado de 200 tumbas independientes y así estar preparados en caso de que sigan incrementando los decesos por Coronavirus”, señaló Sánchez Meza.

Precisó que el Gobierno Municipal siempre se ha mostrado sensible y preocupado ante la pandemia que afecta a los acapulqueños, sobre todo, a los más vulnerables, por lo que reiteró que, ante algún fallecimiento por COVID, se apoya a la gente con la excepción de pagos de guardia y custodia, en el terreno y el permiso de inhumación.