Por cuarta ocasión enfermos renales afiliados al IMSS, protestaron para denunciar deficiencias médicas en el hospital Santa Lucía y exigir un cambio de clínica de atención

Este lunes, desde las 9:00 de la mañana, se inconformaron frente a la delegación estatal del instituto en la avenida Cuauhtémoc, donde con pancartas reclamaron la falta de capacidad y de equipo del hospital privado, que presta servicio por contrato al IMSS, a pacientes que requieren hemodiálisis


Son 591 pacientes que están siendo afectados por esta falta de atención de calidad, y piden ser regresaros a la clínica donde anteriormente recibían el servicio, o en su caso, se les reciba en el hospital Vicente Guerrero o alguna clínica del IMSS.

Las personas y familiares que integran la Asociación de Pacientes Renales del estado de Guerrero fueron atendidos por personal de la delegación, quienes ofrecieron una mesa de trabajo.