Por Eduardo Salgado

Enfermos renales de Acapulco volvieron a protestar contra la administración de la delegación del IMSS en Guerrero, las cuales se encuentran sobre la avenida Cuauhtémoc en el Centro de Acapulco.

En la reja principal colocaron cadenas y candados hasta que les den solución y respuesta a un amparo federal que ganaron hace una semana, donde un juez federal otorga por ley para que los enfermos renales sean regresado a otra clínica para que reciban su Diálisis y Hemodiálisis, ya que donde actualmente son enviados es el hospital privado Santa Lucía  (Suborrogada ), no tienen el equipo necesario, ni la preparación porte del personal de enfermería, además que no hay filtros necesarios para evitar el COVID-19.

Dulce María Hernández Secretaria de la Organización de Enfermos Renales, informó que en dos meses que llevan de lucha, 20 de sus miembros  han fallecido y no les han dado respuesta por parte del IMSS en Guerrero.

“Hay mucha gente que está decayendo, que ya no puede caminar, retienen las toxinas y se los podemos comprobar, hoy falleció una compañera que tenía alto el potasio y el sodio, que indica eso que en el IMSS no hay tratamiento de hemodiálisis, que espera el seguro; ¿Cuántos esperan más a que mueran?, ¿Otros 20 otros 50?”, comentó, dijo Dulce María Hernández.

Son 590 pacientes quienes integran esta agrupación, cuyos familiares también realizaron un bloqueo sobre la avenida Cuauhtémoc, frente del edificio administrativo del IMSS.