***Adelanta el Equipo del Senador con Licencia que Impugnarán Nuevamente ante el TEPJF

Nuevamente anoche el Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE) ratificó la pérdida de registro de las candidaturas para los morenistas Félix Salgado Macedonio, en Guerrero, y Raúl Morón, en Michoacán.

Con una votación de 6-5 en la que la consejera Norma Irene de la Cruz fue la única en cambiar su voto, cuya consejera que el 25 de marzo fue a favor de retirar el registro al senador con licencia de Morena, el consejo reiteró sus sanciones basadas en la sentencia del Tribunal Electoral que ratificó las violaciones en materia de fiscalización.

Salgado Macedonio, así como los precandidatos Pablo Amílcar Sandoval y Adela Román Ocampo fueron sancionados con la pérdida del derecho a registrarse, mientras Luis Walton recibirá una multa de 217 mil 200 pesos por ser el único que mostró “voluntad y disponibilidad” para aclarar sus gastos, pues cuando la autoridad le señaló que no reportó 18 mil pesos aclaró que en realidad sus gastos fueron superiores a 502 mil pesos.

La consejera Claudia Zavala sostuvo que no hay discusión de si existen infracciones, pues la conducta y la culpabilidad están sustentadas tanto por parte del partido como de los precandidatos. Las consejeras Carla Humphrey y Dania Ravel coincidieron en que se encuentran ante una “violación grave”, por lo que avalaron la gradualidad de la sanción que instruyó la Sala Superior. El consejero presidente, Lorenzo Córdova, reiteró que el “INE es discreto, pero no omiso ni indiferente, lo que hoy estamos obligados a dictaminar se hubiera podido evitar si hubieran cumplido con la ley sin enredos; el INE simple y sencillamente aplica la ley”.

Ciro Murayama agregó que el INE no está para complacer al poder, sino para hacer valer la Constitución, por lo que advirtió que a pesar del chantaje y las amenazas la autoridad electoral no se doblegará “y ahora, así sea tarde, les toca aprenderlo a respetar”. El representante de Morena, Sergio Gutiérrez Luna, acusó a Córdova de “hacerle el juego sucio” a la oposición que busca ganar desde ahí lo que no podrá hacer en las urnas.