Mario Moreno Arcos, candidato de la alianza PRI-PRD pidió la renuncia de todos los Consejeros Electorales de Guerrero que protestaron respetar la legalidad y no cumplieron, y en cambio sumieron a la elección del 6 de junio en un ambiente oscuro, desinformado e incierto.

En caso de ser necesario, y con las probanzas necesarias dados los argumentos legales, las dirigencias del PRI y PRD de esta alianza, pedirían la nulidad de la elección del pasado domingo.

El candidato a gobernador, tras requerir la apertura de los paquetes electorales para el conteo voto por voto y darle claridad a la jornada electiva que no le ha dado el Instituto Electoral de Guerrero, señaló que lo sucedido con el PREP confirma “el madruguete a la democracia” dado desde el mismo organismo electoral.

Respetuoso de las instituciones y la normatividad, dijo que no puede permitir que por los errores de aquellos que juraron respetar y hacer respetar la Constitución, lo que sería el final de una fiesta cívica concluyera sumida en la desinformación e incertidumbre total.

Eso, recalcó Moreno Arcos, «no lo vamos a permitir» al señalar que
«intencional o no, el INE causó confusión total» cuando en forma irresponsable validó resultados parciales de un conteo rápido que a todas luces era «irregular».

A los responsables de los trabajos operativos de la elección al interior del IEPC, quienes quedaron rebasados con la muestra publicitada a través del PREP, se les responsabiliza dijo Moreno Arcos, de haber provocado tal desinformación y con ello suspicacia a la ciudadanía en general.

«Hasta hoy, 3 días después de la elección, sólo se tienen presuntos resultados del 37% de las actas computadas por un PREP que fue evidentemente errático» insistió.

Por todas esas razones expuestas, Moreno Arcos dijo que llegarán hasta las últimas consecuencias, por las vías legales correspondientes.