El muro de protección de acero y madera que fue colocado en el Palacio Nacional de la capital del país, mujeres, familiares y colectivos feministas lo convirtieron en un MEMORIAL DE LAS VÍCTIMAS de la violencia contra las mujeres.

Con letras y fotografías los nombres de las desaparecidas, las asesinadas, las acosadas, las abusadas sexualmente, las que están presas por defenderse de sus agresores, las perseguidas, a las que les han quitado a sus hijos, las golpeadas por sus parejas, las amenazadas de muerte por diferentes circunstancias, a las que en México no les han hecho justicia.

Flores, veladores, nombres e imágenes de las víctimas fueron colocadas en este lugar del zócalo de la Ciudad de México, en espera de los movimientos de colectivos feministas en diferentes puntos del país, pero la mayor concentración será en la Ciudad de México.