Este lunes el astro argentino Diego Armando Maradona internado en una clínica de La Plata debido a una “cuestión emocional y anímica”, luego de que el pasado viernes apenas cumpliera 60 años de vida.

Existieron especulaciones que estaba contagiado de coronavirus sin embargo no es así. El bajón anímico que vive lo llevó a dejar de comer varios días y a mostrar un semblante de tristeza y desánimo.

Esta tarde Leopoldo Duque, médico personal de Maradona, convenció al exfutbolista que se internara en la Clínica para hacerle estudios, todos los que sean necesarios para descartar cualquier enfermedad. El viernes pasado, Maradona celebró su cumpleaños, pero mostró un semblante de poca energía, dificultades para caminar y hablar, incluso después de recibir un homenaje en el estadio se fue del inmueble sin presenciar el partido de su equipo en el inicio de la Copa Liga Profesional donde Gimnasia y Esgrima La Plata derrotó a Patronato.

En principio, Maradona no iba a estar presente en el partido, pero finalmente decidió acudir a un reconocimiento, en el que Marcelo Tinelli, presidente de la Liga Profesional, y Claudio Tapia, titular de la AFA, le entregaron una plaqueta de homenaje. Sin embargo, el excapitán y director técnico de la selección nacional mostró serias dificultades para recorrer el sendero entre el vestuario y el terreno de juego, y debió ser acompañado por dos asistentes.

Puedes leer: “Francesco Totti dio positivo por Covid-19”

Después de charlar brevemente con ambos dirigentes, se sentó un rato en el sillón que tiene al lado del banco de suplentes, pero no llegó a terminar de ver el primer tiempo y se retiró a su domicilio. Allegados al astro descartaron que la internación fuera por síntomas vinculados al Covid-19. En principio, la internación fue decidida de común acuerdo entre Maradona y su neurocirujano de cabecera, Leopoldo Luque, por una situación emocional que afectó al ahora entrenador por la situación de la pandemia.

Hace un par de días, en declaraciones a la agencia Télam, Luque había señalado: “Diego no solo fue único en el fútbol, sino que físicamente también ha demostrado tener un físico privilegiado, en sus repetidas recuperaciones, con pérdidas de peso y reapariciones donde se lo ve muy bien. No tiene grises”. “Mi participación con el equipo de salud es apoyarlo y proponerle, pero su autonomía es muy marcada. Él toma las decisiones que cree convenientes para el momento que está viviendo. A veces no quiere aceptar lo que se le sugiere y siempre se le respeta su voluntad. Hoy Diego está gozando de buena salud, siempre con ese trastorno del sueño que no es fácil de manejar, pero todo el tiempo tratamos de que mejore su calidad de vida”, dijo el neurocirujano, que trata a Maradona desde hace cuatro años.

Maradona estará en el Sanatorio Ipensa pero al finalizar los estudios que le practicarán, trasciende lo llevarán a un centro de rehabilitación especializado para que se recupere de la depresión que está pasando. Otra versión es que será trasladado a Buenos Aires debido a una afectación seria por consumir alcohol combinado con las pastillas que le han prescrito para controlar su estado de ánimo. Durante la cuarentena, Maradona se sometió a un plan por el que bajó 11 kilos y volvió a trotar después de la operación de rodilla que se le realizó en 2019, en la que le pusieron una prótesis.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *