El aún presidente de los Estados Unidos Donald Trump no está conforme con los resultados electorales, aunque avanzó hoy con su estrategia para intentar frustrar la victoria de Joe Biden en la elección del 3 de noviembre, mientras el ex vicepresidente se centraba en poner los cimientos de su futuro gobierno. El equipo el mandatario republicano acudió a una corte federal para intentar impedir que Michigan certifique los resultados. Trump tuvo unos 148 mil votos menos, o 2.6 puntos porcentuales, según los totales extraoficiales del voto en Michigan. Te recomendamos: Donald Trump gana Alaska en elección presidencial de EU Michigan es un disputado estado del Medio Oeste que Trump ganó en 2016 pero perdió ante Biden, según proyecciones de los medios locales.

Trump se ha negado a conceder su derrota ante del demócrata Biden y, en su lugar, ha presentado demandas en estados clave para intentar respaldar sus acusaciones sin fundamento sobre un extenso fraude electoral. La demanda de Michigan incluyó también acusaciones de irregularidades en el sufragio. Jake Rollow, portavoz del Departamento de Estado de Michigan, dijo en un comunicado que la campaña de Trump está promoviendo acusaciones falsas para erosionar la confianza pública en los comicios del estado.
“Esto no cambia la verdad: las elecciones de Michigan fueron celebradas de forma justa, segura y transparente, y los resultados fueron un reflejo preciso de la voluntad popular”, afirmó Rollow. Destacados legisladores republicanos y otros aliados de Trump han respaldado la estrategia del presidente, afirmando que tiene derecho a disputar los resultados electorales. La demanda fue presentada un día después de que Biden calificó como “vergonzosa” la negativa de Trump a conceder su derrota. Los jueces han descartado ya algunas de las demandas y expertos legales creen que el litigio tiene escasas posibilidades de cambiar el resultado electoral.

Biden logró el sábado la victoria tras ganar varios estados disputados y superar los 270 votos necesarios en el Colegio Electoral. El demócrata lideraba el voto popular por al menos 5 millones de sufragios, mientras algunos estados siguen contando papeletas. PREPARÁNDOSE PARA GOBERNAR Biden planea reunirse con sus asesores hoy para seguir preparando su llegada a la Casa Blanca.

Ha nombrado expertos en finanzas, comercio y regulación bancaria para un equipo de transición que incluye desde demócratas tradicionales a activistas progresistas, reflejando el debate que vive su partido sobre cómo abordar el cambio climático, la desigualdad de la riqueza y otros asuntos. El gobierno de Trump no está cooperando con el equipo de Biden, que no ha podido trasladarse aún a oficinas del gobierno federal ni recibir fondos para contratar personal. Trump instaló también a personas leales en altos cargos del Pentágono esta semana, tras despedir al secretario de Defensa Mark Esper, lo que podría facilitar potencialmente el uso de tropas para responder a posibles protestas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *