La campaña presidencial de Donald Trump en 2016 intentó persuadir a unos 3.5 millones de afroamericanos de no votar mediante anuncios engañosos en Facebook y televisión, de acuerdo con una investigación transmitida el 28 de septiembre por la cadena de noticias Channel 4 de Reino Unido.

Channel 4 dice haber obtenido datos utilizados por la campaña de entre más de 5,000 archivos que mostraban la evidencia de que la campaña se dirigió a los votantes afroamericanos con anuncios negativos contra la imagen de la oponente de Trump, Hillary Clinton. El informe sugiere que en 16 estados clave los algoritmos de Facebook clasificaron a los votantes en grupos de audiencia. Uno de estos grupos audiencia llamado “disuasión”, se refería a personas que no elegirían a Trump y a las que podrían disuadir de votar. El grupo estaba formado en un 54 por ciento por afroamericanos, hispanos, asiáticos y “otros”.

Unos 3.5 millones de votantes afroamericanos fueron clasificados por la campaña dentro del grupo “disuasión” y fueron atacados con videos que mostraban a Hillary Clinton refiriéndose a los jóvenes afroamericanos como “súper depredadores”. Estos videos se transmitieron por televisión 402 veces en octubre de 2016 y se obtuvieron millones de visitas en Facebook.

 
 

Según la investigación, existe un documento confidencial en el que Cambridge Analytica admite que la campaña estuvo dirigida a los afroamericanos y que gastó US$55,000 en anuncios dirigidos a ellos solo en el estado de Georgia. El reporte indica que en Georgia, a pesar de que solo el 32 por ciento de la población es afroamericana, constituyen el 61 por ciento de la categoría “disuasión”. La campaña de Trump ha afirmado categóricamente que no apuntó a los afroamericanos. “Estas son noticias falsas”, dijo Tim Murtaugh, director de comunicaciones de la campaña de Trump, en un comunicado enviado a Variety

La campaña digital de Trump en 2016 involucró a un equipo de la ahora desaparecida compañía británica de análisis, Cambridge Analytica. Esta compañía presuntamente adquirió datos de millones de usuarios de Facebook violando las políticas de la red social y aprovechó esa información para crear perfiles psicográficos de los usuarios y sus amigos, que se utilizaron para anuncios políticos específicos en la campaña de referéndum Brexit del Reino Unido y las elecciones estadounidenses de 2016. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *