Tras difundir un video en las redes sociales Ricardo Anaya dijo que le van a iniciar un proceso judicial por las declaraciones que ha hecho Emilio Lozoya en diversos hechos de corrupción.

Aunque “no es lo que me hubiera gustado”, señaló que tomó la decisión de “estar fuera una temporada breve” para evitar que le quiten sus derechos políticos y con ello la posibilidad de ser candidato en 2024.

“Lo que voy a hacer es presentar pruebas muy contundentes para desenmascararlos. Y en cuanto les gane, podré continuar con mi recorrido por todos los municipios de México”, dijo el ex candidato presidencial (2018).

En un video, Anaya aseguró que “López Obrador me quiere fregar a la mala. Le estorbo para sus planes de sucesión en 2024. No quiere que yo sea candidato. Y me quiere encarcelar porque no le gusta lo que digo”.

El ex dirigente del PAN estimó que lo que “más le molesta” al presidente Andrés Manuel López Obrador es que haya denunciado que “su principal promesa, la de acabar con la corrupción, resultó un fraude, una verdadera vacilada”, a la vista de los conocidos casos de Manuel Bartlett, Irma Eréndira Sandoval y especialmente las entregas de dinero a los hermanos del Presidente, Pío y Martín López Obrador.

El ex candidato puntualizó que lo “quiere fregar por los dichos de un delincuente que es un corrupto y un mentiroso, y a sus hermanos no les hace nada, cuando ellos sí recibieron dinero”.

“Lo que está pasando es que si eres incómodo para un presidente que está obsesionado con tener todo el poder, que no soporta que lo critiquen, que nos ha dicho que o estás con él o estás contra él, pues la salida es esa: quitarte del camino, fregarte a la mala”, consideró.

Según Anaya, desde hace un mes se tomó en Palacio Nacional la decisión de perseguirlo (como lo dieron a conocer algunos medios), pero se dieron cuenta de que había inconsistencias en la declaración de Lozoya, y para taparlas “cambiaron la declaración”, “alteraron el expediente”, de lo cual tiene pruebas.

Dijo que durante la campaña presidencial de 2018 lo trataron de “fregar con una bola de acusaciones que resultaron todas falsas”, al asegurar que va a defenderse y, probar su inocencia.

El político queretano explicó que aunque “no es lo que me hubiera gustado”, debe tomar la decisión de “estar fuera una temporada breve” para evitar que le quiten sus derechos políticos y con ello la posibilidad de ser candidato en 2024.

“Lo que voy a hacer es presentar pruebas muy contundentes para desenmascararlos. Y en cuanto les gane, podré continuar con mi recorrido por todos los municipios de México”.

“Yo sigo en la lucha. No me rindo. No me doblo. Voy a seguir publicando todas las semanas. Y lo más importante que hoy les quiero decir a todas y a todos ustedes, es que al final, lo que pase conmigo es lo de menos, el problema es lo que te están haciendo a ti y a nuestro país. Eso es lo verdaderamente grave y eso es lo que tenemos que corregir”, precisó.