Durante su conferencia el presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que el muro metálico que se instaló alrededor de Palacio Nacional de la Capital del País,  ayudó a evitar enfrentamientos entre los manifestantes y las autoridades. Además, denunció que hubo infiltrados en la marcha por el Día Internacional de la Mujer que llevaban sopletes, marros y martillos.

Sostuvo que con el muro se pudo evadir el acoso, no “se cayó en la trampa de la violencia” y se resistió frente a la provocación. Al mismo tiempo, agradeció a los encargados de seguridad de la Ciudad de México y a las mujeres policías, pues apuntó que no se agredió a manifestantes.

Te recomendamos: Los temas de AMLO en La Mañanera del 9 de marzo “Celebro que haya ayudado el muro, porque fue evidente que querían vandalizar el Palacio Nacional, si no se pone el muro se hubiese puesto en riesgo a mucha gente. Protestaron hombres también, como siempre, provocadores, infiltrados. “Se hubiesen puesto frente a frente con las mujeres policías, hubiese habido muchos riesgos, afortunadamente el muro ayudó a detener la provocación, aunque traían sopletes y marros y martillos, pero no hubo, sobre todo, daños a las personas”, comentó. Sin embargo, el jefe del Ejecutivo reconoció que hubo mujeres que resultaron quemadas, y aunque sus heridas no son graves, ya están siendo atendidas.

También, aprovechó para explicar que su gobierno es distinto, al asegurar que “no somos represores” y que busca garantizan las libertades, evitar la confrontación, la violencia y luchar para conseguir un proceso de transformación en el país.