Tras cinco años de adeudos de impuestos municipales, el Gobierno de Acapulco ejecutó dos embargos contra contribuyentes morosos en el pago de impuesto predial, porque además de arrastrar sumas cuantiosas por ese concepto no atienden los requerimientos para regularizar su situación.

A través de la Secretaría de Administración y Finanzas, el Ayuntamiento notificó los oficios legales y administrativo de embargo precautorio de dos inmuebles, cuyos propietarios dejaron de pagar desde 2015 sus contribuciones fiscales.

Los inmuebles embargados operaban como hoteles con razón social “Caleta” y “Astoria”, ambos ubicados en el Acapulco Tradicional, cuyos procedimientos fueron inscritos al Registro Público de la Propiedad, para proceder al remate de los mismos si los contribuyentes no acuden a pagar o solicitar facilidades mediante la firma un convenio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *