Esta mañana sobre la avenida Adolfo Ruiz Cortínes, trabajadoras y pacientes del Instituto Estatal de Cancerología (IECAN) protestaron por la falta de medicamentos, abuso de poder, hostigamiento laboral y despidos injustificados por parte del director administrativo Irving Fernando Torres Román.

Pidieron al gobernador Héctor Astudillo Flores y al secretario de Salud Carlos de la Peña Pintos que revisen la situación administrativa del hospital de cancerología, ya que es una unidad de salud que es operada y administrada por el gobierno de Guerrero.