Agencia
El piloto mexicano escribió su nombre con letras de oro en la historia del automovilismo en México tras un triunfo histórico para el automovilismo mexicano consiguió el piloto jalisciense Sergio Pérez, al terminar en la posición de honor del Gran Premio de Sakhir, lo cual significó la primera victoria para un azteca en 50 años dentro de la Fórmula Uno.

Tuvieron que transcurrir 50 años, cinco meses y 29 días para que un mexicano de nueva cuenta ganara en el máximo circuito de automovilismo, luego que el más reciente fue Pedro Rodríguez, quien ganó en Spa el 1 de junio de 1970.

Con esta victoria, Sergio Pérez logró su décimo podio dentro del máximo circuito del automovilismo y lo hizo con un triunfo inolvidable luego de una buena carrera en la que remontó posiciones hasta terminar en la cima.

El piloto arrancó en la quinta posición de la carrera, pero en la primera vuelta tuvo un percance con Charles Leclerc, quien se pasó de frenada, lo cual obligó a Pérez a entrar a los pits y regresó para salir en la posición 18.

Pérez paulatinamente recuperó posiciones a bordo de su bólido y para la vuelta 15 ya estaba en la undécima posición, mientras para la 21 ya se había colocado en el lugar 10 y mantenía el ritmo.

El jalisciense remontó más posiciones en la pista y ello le permitió llegar hasta la quinta posición hasta la vuelta 28, en la cual George Russell se encontraba en la primera posición.

A bordo de su Racing Point, Sergio Pérez continuó con su desempeño y ello le permitió seguir con los rebases, por lo cual llegó hasta la tercera posición y con ello se abría la posibilidad de subir de nueva cuenta al podio en la temporada.
El mexicano se mantuvo al acecho y aprovechó un error del equipo Mercedes en los pits para colocarse en la primera posición en la vuelta 64, la cual mantenía conforme avanzaba la competición.

A unas vueltas de concluir, George Russell tuvo que parar en los pits por una pinchadura de llanta, mientras Sergio Pérez seguía en la punta y tras los 87 giros a la pista acabó en la posición de honor para darle de nueva cuenta un triunfo a México en el máximo circuito de automovilismo luego de cinco décadas.